Aumento en la cantidad de hectáreas de arroz pone en jaque a agricultores colombianos

  • Inicio
  • Agricultura
  • Aumento en la cantidad de hectáreas de arroz pone en jaque a agricultores colombianos
Aumento en la cantidad de hectáreas de arroz pone en jaque a agricultores colombianos

Aumento en la cantidad de hectáreas de arroz pone en jaque a agricultores colombianos

La fuerte polémica que se ha desplegado entre los productores, los cerealeros y el Gobierno por la sobreoferta de arroz, nos lleva hoy a tratar este tema de interés general para todos los agricultores colombianos.

Lo primero que debe entenderse es que esta polémica no es nueva, pues, desde hace varios años, los cultivadores de este cereal vienen solicitando al Gobierno mejores condiciones para ejercer su actividad.

A finales de enero de 2021, Roberto Botero, representante de Dignidad Arrocera ante el Consejo Nacional del Arroz (CNA), le explicó al diario El Tiempo que es tal el nivel de importación de arroz blanco del exterior (en 2021 ingresarán unas 307.000 toneladas), que en unos años los colombianos estarán consumiendo un alto porcentaje de grano importado, mientras los agricultores nacionales se acercan a la quiebra.

Pero la crisis no se debe únicamente a las importaciones de arroz. En 2020, el número de hectáreas cultivadas de arroz tuvo un incremento importante, pasando de 520.000 a 593.000, aumentando así la oferta de este producto cuando la demanda no respondía de la misma manera, dado que el país pasaba por una recesión económica a causa de la pandemia.

Según el gerente general de la Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz), Rafael Hernández Lozano, en diálogo con La Nación, la cosecha del año pasado fue muy grande, se sembraron casi 600.000 hectáreas y se generaron 3,5 millones de toneladas, lo que causó que se iniciara el año con un inventario de arroz seco de 1.104.000 toneladas, algo que, indudablemente, afectó el precio.

Así mismo, manifestó que se deben tomar medidas inmediatas de parte del Gobierno en torno a la revisión de los TLC, “porque es inequitativo”.

Hernández también señaló que la desinformación ha perjudicado al sector, pues el mensaje de que no había a quién venderle el arroz, el cual no era cierto, contribuyó a la caída de los precios y al nerviosismo en el mercado.

No obstante, una sobreoferta de este tamaño afectó los precios del arroz blanco y paddy verde, causando una tendencia a la baja. De este modo, en el centro del país, donde el precio inicial era de $257.000 por carga, hoy ronda en los $136.000.

Con este panorama, en el que las elevadas existencias de arroz tienen en jaque a los productores nacionales, ya que el valor de la carga sigue en descenso, la recomendación del CNA para los productores nacionales es que cumplan las medidas de una siembra ordenada y prudente. Específicamente, junto al Ministerio de Agricultura, han sugerido que la siembra de este año no supere las 520.000 hectáreas, de las cuales 350.000 deben ser para el primer semestre.

Si estas medidas no se acatan, Hernández aseguró que habrá “consecuencias negativas en la comercialización de la cosecha, como quiera que se afectarán los precios a tal punto que no cubran los costos de producción (…) generándose multimillonarias pérdidas”.

Por su parte, Eudoro Álvarez, presidente de Dignidad Arrocera, aseguró para El Tiempo que se deben tomar medidas drásticas para contener la caída del precio, “defender el precio es defender la producción nacional. También se nos debe reconocer que nosotros pagamos salarios y no son los del mínimo. Estamos defendiendo una producción que no la reemplazan las importaciones”.

Mientras estas alertas permanecen encendidas, el viceministro de asuntos agropecuarios, Juan Gonzalo Botero, habló para Caracol Radio acerca de las inquietudes que se han generado entre los cultivadores, asegurando que los altos niveles de almacenamiento, producto del incremento en las siembras, y las importantes del cereal generaron millones de toneladas que hoy se encuentran en reserva.

El viceministro además manifestó que no es viable pensar en un incentivo de almacenamiento e hizo un llamado de atención por el alto costo de los valores de arrendamiento.
Frente al tema de las importaciones, afirmó que no es fácil revisar un TLC, pero que el Gobierno continúa revisando opciones para que las importaciones no afecten la producción nacional.

¡Gracias por leernos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar