Importancia de la agricultura colombiana

Desde tiempos ancestrales, la agricultura puede ser definida como la producción, la comercialización y el abastecimiento de cultivos y productos de ganado, siendo una columna vertebral del sistema económico de muchas naciones, ya que contribuye al progreso social y económico y, por ende, al crecimiento de estas.

De este modo, la agricultura tiene una gran importancia en la economía de muchos países gracias a su significativo aporte a la producción interna, al empleo, a los ingresos de exportación, al desarrollo rural y a la seguridad alimentaria.

En Colombia, el sector agro es uno de los principales ejes que mueve el país, tanto en el tema económico, como en el ámbito de la seguridad alimentaria. Y es que nuestro país, según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), puede convertirse en una de las grandes despensas del mundo, pues es uno de los siete países en Latinoamérica con mayor potencial para el desarrollo de áreas cultivables: “Entre 223 países en los que se evaluó el potencial de expansión del área agrícola –sin afectar el área del bosque natural– esta nación ocupó el puesto 25, ya que de las 22 millones de hectáreas cultivables, solo están sembradas 4,8, sin incluir el potencial de la Altillanura, estimado en 3,5 millones de hectáreas”.

En este contexto, cabe mencionar que el agro no solo constituye la actividad fundamental para abastecer de alimentos a la población colombiana, sino también una labor que aporta al abastecimiento de otras naciones con productos como flores, café, aceite de palma, azúcar, panela, banano, cacao, frutas, productos lácteos, carne de bovinos, porcinos, entre otros.

Según un artículo del diario Portafolio, más de 4 millones de colombianos laboran en el sector rural para alimentar al país y para exportar a otras naciones, constituyendo el 17 % del total de la fuerza laboral del país. Así mismo, señala que, en los primeros siete meses de 2020, los principales destinos de las exportaciones agropecuarias y agroindustriales colombianas fueron:

Estados Unidos con una participación de 38,4 % (US$1.723 millones y 651.305 toneladas)

· Países Bajos con una participación 5,7 % (US$257 millones y 276.964 toneladas)

· Bélgica con una participación 5,0 % (US$224 millones y 282.501 toneladas)

· Alemania con una participación 4,2 % (US$190 millones y 132.898 toneladas)

Vale la pena recordar que, durante los meses de cuarentena, el Ministerio de Agricultura destacó el crecimiento en valor y en volumen de las exportaciones colombianas.

De acuerdo con el DANE (Departamento Administrativo Nacional de Estadística), el sector agropecuario fue la actividad económica que más creció en 2020 con una variación del PIB (Producto Interno Bruto) del 2,8% debido al comportamiento de algunos subsectores como la pesca y acuicultura, los cultivos agrícolas transitorios, la ganadería y la silvicultura, entre otros.

De lo anterior, se puede concluir que la agricultura ocupa un lugar muy importante en el desarrollo de nuestro país. De hecho, es indispensable para su crecimiento, haciendo vital continuar trabajando por el fomento de una agricultura sostenible y duradera.

Pese a que es indiscutible que el sector agrario colombiano vive un buen momento, este panorama no está siendo aprovechado por el país, ya que los agricultores parecen afrontar una serie específica de limitaciones: falta de créditos y tecnología, infraestructura rural inadecuada y, en algunos casos, conflicto armado.

Al mismo tiempo, están surgiendo nuevas incertidumbres que se suman a las amenazas habituales como las perturbaciones por las tensiones comerciales y los fenómenos climáticos, dejando en evidencia la importancia de las gestiones gubernamentales para mitigar los riesgos y promover la producción nacional.

Finalmente, la propagación de enfermedades en cultivos y animales también se hace presente dentro de las amenazas habituales de la agricultura colombiana, por lo que es una tarea a la que se le debe prestar especial atención.

¡Gracias por leernos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar