Subida del Dólar: Impacto en el Agro Colombiano

Subida del Dólar: Impacto en el Agro Colombiano

Subida del Dólar: Impacto en el Agro Colombiano

La subida del dólar y su impacto en el Agro Colombiano, genera grandes dificultades en la economía colombiana ya que -de forma directa o indirecta- ha afectado los procesos de producción, comercialización y consumo de productos agrícolas e industriales. Por esto, en el presente artículo mencionaremos los pros y contras del alza del dólar en el sector agropecuario del país.

Contexto de la situación actual del dólar

Según cifras del Banco de la República, el promedio de la Tasa Representativa del Mercado -peso por dólar- para lo corrido del mes de marzo de 2020 fue de $3.825, esto se debe a que el precio del petróleo tuvo la mayor caída de las últimas tres décadas, registrada en un 31 % por el fracaso de las negociaciones en la cumbre de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).Adicionalmente, la crisis mundial sanitaria ocasionada por el Coronavirus COVID-19, ha generado que los inversionistas se refugien en activos más seguros como el dólar, ocasionando de esta manera una escasez en la oferta de dólares en el mundo.

El encarecimiento del dólar ha tenido un impacto tan fuerte en el país, que el peso colombiano se ha devaluado 30,5 % en un año, lo que representa un encarecimiento de $954 desde marzo de 2019.

¿Cómo afecta el dólar alto a los agricultores?

El impacto del alza del dólar va más allá de las transacciones directas con la divisa, también puede verse a través de la inflación de la canasta familiar en productos que son importados para el consumo de los hogares como, por ejemplo, el maíz, las lentejas y la soya; artículos que se ven altamente afectados pues se debe dar más pesos colombianos para obtener una unidad.Así mismo, el elevado precio del dólar afecta el costo de las materias primas y producto terminado que son de importación, lo cual impacta directamente en el costo de producción del agricultor; si se devaluó 30 % la moneda, al importador le cuesta 30 % más el producto que negoció en dólares cuando el dólar estaba en $3200. Incrementando de esta manera los insumos agrícolas requeridos para las actividades agropecuarias tales como fertilizantes, agroquímicos y semillas.

En el caso del sector agroindustrial, la producción de pollo y huevo se ha visto altamente afectada, pues los alimentos requeridos para este tipo de producción son realizados a base de maíz, un producto importado que ahora se debe pagar con un dólar de 4.000 pesos, generando que por cada $100 pesos que aumente la divisa, se deba pagar un costo de producción de pollo equivalente de $175,5 pesos y $6,5 pesos de huevo.
subida del dolar
Paralelamente, dada la coyuntura por el Coronavirus COVID-19, se ha generado gran incertidumbre en los mercados y no se tiene certeza de qué va a suceder en el corto, mediano y largo plazo. Mientras que cultivos altamente exportables podrían tener grandes ganancias con un dólar elevado, algunos compradores deben suspender o disminuir sus compras por la recesión económica que se está presentando en el mundo. Recordemos que gran parte de la sociedad colombiana vive de trabajos informales e independientes. Esto sin hablar de los cultivos industriales que requieren bastante mano de obra, la cual está teniendo algunas restricciones.

Para los cultivos no exportables como arroz, maíz, soya, papa, algunas frutas y hortalizas, entre otros, así como la producción de carnes, leche y huevos, el precio del dólar alto tiene un doble efecto: “Por una parte, se mejora la competitividad lo que puede llevar a un aumento de la producción nacional. Por otra parte, se podrían aumentar los costos de producción, pues muchos de los insumos son importados”, afirma Luis Arango Nieto, columnista de Portafolio.

Este doble efecto conlleva a una pregunta clave: ¿cómo mejorará la competitividad si el costo de producción aumenta? Es importante tener en cuenta que si bien el agricultor que no exporta no se beneficia directamente por el aumento del dólar -pues normalmente son los intermediarios quienes obtienen ganancias elevadas-, una subida exponencial del dólar lo puede motivar a convertirse en exportador de su propio producto. En cuanto a los agricultores que sí exportan sus productos, el incremento del dólar les permite compensar los costos de producción e incluso obtener ganancias adicionales.

Oportunidad de crecimiento gracias al incremento del dólar

El sector agropecuario puede sacar provecho del alza del precio del dólar exportando sus productos, ya que teniendo en cuenta la situación actual del sector petrolero -el más exportado del país pero con un precio en descenso-, el sector agro tiene la oportunidad de ser protagonista de la exportación colombiana si comienza a vender sus productos -de gran calidad y sabor- a diferentes partes del mundo.En otras palabras, el incremento del dólar a nivel nacional es el escenario propicio para impulsar las ventas agro a gran escala, pues gran parte del territorio nacional tiene vocación agrícola.

Así mismo, es necesario destacar que para algunos sectores de la actividad agropecuaria como lo es el café, el aguacate, el banano y las flores, unos de los productos agropecuarios más exportados de Colombia, la subida del dólar produce un impacto positivo, pues reciben más pesos por cada dólar exportado.

En el artículo ¿A quién afecta o beneficia el duro incremento del dólar en Colombia? de Pulzo, se evidencia que, en cuanto al sector de alimentos, quienes podrían ser más favorecidos además del café, son aquellos agricultores que trabajan con aceite de palma, pescado, bananos y productos manufacturados.

Finalmente, queremos cerrar con este consejo para aquellos empresarios y pequeños agricultores que están sacando provecho de la subida del dólar:

“Es posible que las compañías exportadoras vean beneficio durante este periodo; lo relevante es que sepan resguardar esas ganancias, para cuando el dólar retorne a un precio más bajo”, afirmó Andrés Herrera, gerente de portafolio de Colfondos, citado por el diario económico.

Recuerde que es fundamental resguardar algunas ganancias para prever situaciones críticas que pueden surgir sin previo aviso. La actual situación del Coronavirus COVID-19, es un claro ejemplo de ello.

¡Gracias por leernos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar